lunes, 9 de abril de 2007

Otra vez sopa

Ante todo, perdonen el post, hoy me gana uno de los otros ocho.

Hay cosas que me indignan. Mucho. Muy, mucho. Muy, pero muy muy mucho.
Y la peor de esas cosas es la injusticia.

Que te levantes un día, te laves la cara, desayunes, salgas a hacer el día y no vuelvas más sólo porque a un salame se le ocurrió, eso es injusto. Independientemente de las circunstancias puntuales.

Hubiera tratado de conseguir una imagen menos representativa de un caso específico porque lo que sucedió en Neuquén bien podría haber sucedido si hubiesen sido los carniceros, los taxistas o los que destapan serpentinas de calefones a domicilio. Eso es irrelevante (por eso este post esperó hasta hoy).
Pero, bueh, es lo que hay; no me pidan mas fotoyop que este, y ciertamente tampoco mas ideas.

La injusticia es que se mató a alguien que nada tenía que ver,
con o sin una tiza en la mano.
Y es más injusto cuando uno mira pa' atrás y luego concluye que esto va a seguir pasando, que todos los que han muerto hasta aquí (sea Choque, Fuentealba o Mongo Aurelio de las Mercedes Pipetti) no sólo han muerto, sino que lo hicieron
al pedo, porque nada cambió.


Nada cambió, y tristemente nada cambiará más que detalles, apellidos, gobernadores de turno o dedos rápidos de ocasión.

La próxima vez será Fuentealba, Lopez, Perez, Benvenutto, Firulis, Monguini, Fufi, Tornetti, Roldán, Urquiza o Pipperno, pero será lo mismo.

Y nada se hará, mas que una marcha popular donde todos dirán "Pucha, era el más mejor (inserte una profesión u oficio aquí) y tipo que conocí", quizás una nota en un diario donde se resalte lo buena persona que era y cómo se lo va a extrañar al difunto en cuestión, y su correspondiente respuesta nacional/provincial para acallar a las masas, consistente en un sonoro y esplendoroso enroque de marionetas con rango estatal con el sólo fin de hacer rotación en el circo y que, finalmente, nadie pague por nada.


Es como que sólo queda pretender que no le toque a uno de cerca, no?

Así no, muchachos, así no. No. Al menos dejame morir por algo, fiera. Si, vos, con tu reluciente uniforme condecorado, o quizás vos con tu escudo social y pasado de niño golpeado que usás para justificarte.

Porque esto viene de varios lados, no de uno solo. Viene de arriba, pero también de abajo y de los costados; a no confundirse, eh!

Ojalá el día que me toque a mi pueda morir por Amor (Nº1 choice), o para salvar a un amigo. O de viejo, pero sin romper las pelotas. Son las únicas formas dignas de morir.
(Y ojota, que ojála no me toque nunca, eh!, non confunding, lo que hay acá es muy hermoso pese a todo, y vale la pena, carajo, mierda.)

Pero claro, antes de poder morir con dignidad habría que pedir permiso; a ver
si todavía a alguno no se le ocurre hacerme cabecear una lata de lágrimas en conserva, nombrarme susceptible de fileteado porque no uso una camiseta con los colores de su agrado, abrirme pa' ver si de verdad me comí un fitito, declarar que soy el más desechable de los posibles rehenes o simplemente convertirme en colador porque sí.
Y bué.


Otra vez, perdón por el poste. Mañana retomo la risotada banal y chabacana acostumbrada, los ensayos sobre enanos y bonetes y la vindicación de las habilidades de Mister Doggers y su nuevo compañero Soronguito the Toxicat.


Atte;
Otro de los Ocho.

15 comentarios:

Baterflai dijo...

Me gusta ese 1/8.

Aunque difiero con lo del fitito, pensé que era petalfidgeon.

LORD MARIANUS dijo...

Estimado: No pida disculpas, por que en realidad, hay que estarle agradecido a usted por su enorme sensibilidad. Faltan hombre sensibles compañero, nos estamos acostumbrando a que la cara del horror esté por todos lados.

Y digo esto, por que antes, quien mataba sentía un gran peso encima, pero ahora ni eso, da lo mismo, lamentablemente. Por eso, gracias por su sensibilidad.

Amperio dijo...

Un cuate que tengo dice que los muertos se ponen cada día más indóciles. Que molestan, que hacen preguntas, que miran fijo.

Yo creo que tiene razón.

Silvana Sisti dijo...

Realmente coincido con lo que decís. Hoy sentí vergüenza ajena por varios motivos. Primero, porque en mi colegio (muy católico él) fue en el único que hubo clases y bandera hasta bien arriba del mástil. Por supuesto que a pesar de eso no fui y me fui a la marcha, pero me dio vergüenza de pertenecer a esa comunidad (aunque solo sea para cobrar un sueldo). También me dio vergüenza ver tan pocos docentes en la marcha, siendo que el 95% o más no fue a clases. Se quedaron durmiendo? Puede ser.

MaryPoppins dijo...

Gracias por ponerle palabras a lo que usualmente, nos deja sin palabras.
Un beso

Uno de los ocho dijo...

Baterflus: Si le gusta se lo mando por encomienda. Pero mire que este no tiene patineta, eh! "El emporio del Petalfidgeon", compañera, ese será el negocio que nos llevará a la riqueza a todos.

Lord Marianio: Antes era la bolsa O la vida, compañero. Hoy las dos. Y hasta a veces la bolsa la dejan.
Sensible yo? Ay, zalamero!

Amperisti: Ojalá su cuate tenga razón, compañero; ojalá los muertos pregunten, se levanten, molesten y pinchen lo pinchable y revuelvan lo revolvible. Ojalá.

Silvana Sispins: Con el llanto a flor de piel cuando hay que parar, pero ir a marchar... eso parece que es tuto tuto, caca. Historia repetitiva.

Mary Popflai: Vió que volví? Graciavó, por ponerle ojos a lo escrito aquí.

Criminal dijo...

Lo peor es que acá en Bananolandia los muertos NO gozan de buena salud, porque los matamos una y otra vez cuando nos cambiamos de camiseta porque ya nos devolvieron los dólares, nos dieron un puestito en alguna parte o una vela para marchar con Juan Carlos Blogger o el que sea.

NegroShot dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mich dijo...

Un par de cosas:
es nezario tomar un respiro de la risotada. Por otra parte me está costando pensar cómo levantar la bronca, el asco y la náusea. Ya veremos.
Digo además otra cosa (desde la bronca y la finura en la reflexión políticamente correcta que tengo en este momento): ¡¡¡¿¿¿que mierda es lo que merece mancharse con sangre, y quien es el que quiere bajar el garrote???!!! ya me enteré que las tizas no se manchan con sangre, ya lo sabía... gracias. Pero sé un montón de cosas más: las manchas de sangre no salen. No salen de ningún lado de las tizas tampoco. Entonces ¡¡¡¿¿qué se mancha con sangre??!!!
Una nota de Urtizberea insistía en que "A los maestros no se les pega"... a quién se le pega...
(perdón la extensión... no puedo parar)

Patrizio dijo...

Sí, sí, yo también apoyo a este otro 1/8, sin que por eso perdamos al ya conocido ¿eh? Ni se te ocurra.

Uno de los ocho dijo...

Crimishot: Ojalá usté se equivoque, ojalá yo me equivoque.

Negroch: De su comentario suprimido (que igual me enllegó al correo) me parece haber descubierto un oscuro secreto suyo.

Michizio: Sabe que eso que dice lo leí hace poco? Deshabú.

Patrinal: Ya se recompuso de su intoxicación con petalfidgeon! Bien. Ah, el otrojocho ya está seguro y atado en los fondos. Igual, a veces se suelta.

A veces yo dijo...

Mucho se ha hablado y escrito (me incluyo) en estos dias sobre este triste tema...y siempre parece que la muerte impone solemnidad...vos lo djiste llano, descontracturado, no por eso menos respetuoso ni menos punzante...
Aplausos y gracia spor tu visita, te espero cuando quieras pasar, yo por mi parte paseare por aqui seguidito

Criminal dijo...

Socho:
Le voy a dejar un comentario democrático, plural, profundo, tolerante y reflexivo (como soy yo):

A los asesinos del pueblo motosierra en el ojete.

Uno de los ocho dijo...

Y después qué, Criminal? Ese es el punto.

Criminal dijo...

Después vemos, Socho. Después vemos. Empecemos nomás por ahi.